Contador de visitas.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Lonely road.

My grandpa said to me
Grandson sit down we need to talk
In life there may be times
When it gets hard to walk the walk
It's easier to take the path
That most have traveled on
But then again to do what's right
You must walk alone


And Lord, it's a lonely road
When this world burns down deep in your soul
You will find there's peace left in mind
You will find there's peace to find
Peace to find


Some people are unkind
To those who see things different
We've all felt pain in ways
It hurts to even bring it up
But that don't mean that we
Should take this motion lying down
I'll stand and fight until the day
They put me in the ground


And Lord, it's a lonely road
When this world burns down deep in your soul
You will find there's peace left in mind
You will find there's peace to find


Now I've taught you all I know
So take this seed and let it grow
Though I'm here now soon I'll be gone
Did what I can to tray and make you strong
(And I see that you're strong)


And Lord, it's a lonely road
When this world burns down deep in your soul
You will find there's peace left in mind
You will find there's peace to find
Peace to find
And Lord, it's a lonely road.

domingo, 28 de agosto de 2011

Es extraño.

Es curioso como todo puede cambiar. En el fondo todos somos simples veletas que cambiamos segun los vientos. Es algo realmente molesto desde mi punto de vista. Pero me ha pegado fuerte esta vez, tengo que admitirlo. Puede que sea una simple tonteria, que en dos dias se pase, pero no se... Han sido unas horas, unas pocas horas, que han cambiado muchas cosas, demasiadas probablemente. Pero quien sabe, tal vez sabia que iba a pasar... Si, eso es muy probable. Lo buscaba en parte. Pero buscar algo que es inevitable es un poco tonteria. Que le voy a hacer si soy voluble. La carne es debil, o eso dicen. Vale, no estais entendiendo una mierda. Lo comprendo, ni yo miska entiendo muy bien lo qe acabo de escribir... Es igual. La leccion es que, por mucho que nos esforcemos, nos acabamos enamorando. Hay gente a la que eso no le molesta... No me incluyo en esa gente, sinceramente. Y sin molestaros mas, saludos a todos si es que habeis leido esto.

viernes, 26 de agosto de 2011

Después de un tiempo, aquí estamos, más viejos, más rotos.


- Jal, ¿has estado alguna vez enamorada?
+ No, creo que no.
- Te describiré lo que se siente, Jal. ¿ Recuerdas lo que sentías ese día que venías conmigo en la ambulancia, cuando intenté suicidarme?
+ Si Cassie, lo recuerdo.
- Eso es lo que se siente cuando estás enamorada.
No hay nada peor que estar enamorado. Es bonito, pero duele. Al igual que una rosa , bonita, pero cubierta de espinas , espinas que hieren, que se hunden en la carne.
Porque aunque quieras a esa persona más que a nadie, y esa persona te quiera a ti, siempre habrá algo que no está bien.
Otras personas, celos, desconfianza, un sin fin de sentimientos encontrados, la distancia... siempre habrá algo, algo que te impida ser completamente feliz.
Pero las cosas son así. Lo sabemos, sabemos que lo más probable es que todo salga mal, que se destroce lo que antes era una bonita amistad. Y no podemos evitarlo. Tampoco queremos.
Nos empeñamos en desafiar al universo, aun sabiendo que no podremos ganar.
Lo único que queremos es amar a alguien y ser correspondidos, porque aun que el amor duele, es bonito mientras dura, mientras no eres consciente de lo que pasa en realidad, más allá de esa estúpida y falsa burbuja que te aísla del resto del mundo, que te hace creer que todo es perfecto.

martes, 31 de mayo de 2011

Called love.

I present myself as the fallen in love one. I need you, I will need you always. It has been like that for a while. Since I saw something in your eyes, in your being, I don't know what it was. But I loved it. That loved moment. That blessed time. I could say a thousand times that I love you but it would never be enough. It's much more, because I have been breathing for you for a long time, I live for you, I am for you. That is the reason of my being. You're the reason for my actions, everything in my life you're the one responsible. Yes, you'll think I'm going  too fast, which is not so bad, you need to think carefully whether this is worth it. And my awnser is yes course its, woth the wait. We should, we must try it. Because it is strong and unwavering love, called passion. I didn´t know this feeling until you came. And thank God a thousand times that the showed you to me, I appreciate the feelings that surround us. All this is wonderful. Because I don´t love you, it's much more, because I have been breathing for you for a long time time, I live for you, I am for you. That is the reason of my being. You're the reason for my actions, everything in my life you're the one responsible. I'm tired of waiting for an answer, is what I live anguished for now. I need you, I need your love. I need you. Do you doubt that I love you?I´ll jump over a cliff, I'll kill myself if you want. I'll suicide, its not too much work, just a moment. Please I'll beg for you to love me. I already do. I scream it on the radio. I´ll scream it on TV if you want. I guide my face saying I love you. Is not that enough? I love you, that is not love. . It's much more, because I have been waiting for you for a long time, I live for you I am for you. That is the reason of my being. You're the reason for my actions, everything in my life, you're the one responsible.Instagram   Hi, I'm Emily.couple | Tumblr - Polyvore


Ahora me presento como una enamorada de ti. Te desearía, te deseo, te desearé. Así es desde hace tiempo. Así es desde que vi algo en tus ojos, en tu ser, no sé en qué fue. Pero me encantó. Ése justo momento. Ése bendito momento. Podría decir mil veces que te adoro, pero no sería suficiente. Es mucho más, porque desde hace tiempo respiro por ti, vivo por ti, existo por ti. Esa es la razón de mi ser. Eres la razón de mis actos, de todo en mi vida eres tú el responsable. Sí, pensarás que voy demasiado rápido, que no es para tanto, que necesitas reflexionar detenidamente si esto merece la pena. Ya respondo yo: sí, claro que merece la pena. Deberíamos, debemos intentarlo. Porque es algo fuerte e inquebrantable, cariño, se llama amor. Desconocía este sentimiento hasta que apareciste. Y agradezco a Dios mil y una veces que me haya ayudado a conocerte, agradezco los sentimientos que nos envuelven. Todo esto es algo maravilloso. Porque no te quiero. Es mucho más, porque desde hace tiempo respiro por ti, vivo por ti existo por ti. Esa es la razón de mi ser. Eres la razón de mis actos, de todo en mi vida eres tú el responsable. Ya me canso de esperar una respuesta, es angustia lo que vivo ahora. Necesito que me quieras, necesito que me ames. Te necesito. ¿Tienes dudas de que te quiero? Me tiro por un barranco, si quieres. Me suicido, no me costará demasiado trabajo, sólo un momento. Por favor, suplicaré como sea para que me quieras, para que estés conmigo. Ya lo hago. Lo grito en las radios. Lo grito en las televisiones si quieres. Hago folletos con mi cara diciendo que te adoro. ¿No te es suficiente? Que te adoro, que no es amor. . Es mucho más, porque desde hace tiempo espero por ti, vivo por ti existo por ti. Esa es la razón de mi ser. Eres la razón de mis actos, de todo en mi vida eres tú el responsable.

lunes, 16 de mayo de 2011

Que se me juntan el cielo y la tierra.

Sólo llanto, sólo depresión, sólo decepción. Ya no queda nada en este mundo, sólo oscuridad. Y es que ya no queda nada, he acabado con todo. Sí, soy un Ángel Exterminador. Soy destrucción. Cuando pensaba que lo tenía todo, no tenía nada. Pensaba tantas cosas... ¿Sabes qué? Pensaba que podíamos llegar a ser algo. Pensaba... joder, me siento estúpida, muy estúpida. Pensaba que te gustaba, sí, inocente de mí... Pensaba que habría un nosotros, un plan de futuro... Todo papelillos que echan a volar y se pierden de vista, para siempre. Adiós futuro, adiós felicidad, adiós a TODO.
 Y es que en realidad no es mi culpa, no, para nada. Eso pienso yo. No, no me voy a torturar pensando que es mi culpa, porque no lo es. Lo tengo claro. Seré culpable de otras cosas, eso no puedo negarlo. Pero no me sentiré culpable de algo que no he hecho. Porque tú has tendido la mano, debes admitirlo. Y yo la cogí. Pero la retiraste. Y digiste que no la habías tendido, que yo me había lanzado a por la mano. Pero, ¿cómo se puede ser así? Tú has tendido tu mano, hombre si la has tendido, y tanto. Y yo... joder, es que soy imbécil. Y en mi, cada vez más patética vida, me había sentido tan humillada, y menos por alguien como tú. Es que... jamás pensé que pudieras ser así.  Yo... que te tenía en palmitas, que te creía perfecto... Me has demostrado que no, que no eres perfecto, ni mucho menos. Eres... un trozo de mierda que aparenta ser perfecto. Y ya está. Punto.
  Te he dicho, con palabras claras, lo que sentía por ti. Y parece darte igual. No, no es que lo parezca, es que te da igual. Me he dado cuenta demasiado tarde, pero, juro que si llego a saber que ésto iba a acabar así, preferiría no haberte conocido. Todos nos habríamos ahorrado muchas cosas, muchos sufrimientos, muchos enfados innecesarios. Aunque, en realidad, no me arrepiento del todo por ti. Lo que más me duele es haberle hecho daño a un amigo que nunca me ha fallado.
 Juanmi, lo siento de todo corazón si la he cagado, no lo sabes bien. Siento haber estado tan sumamente ciega, siento haber estropeado vuestra relación, siento... siento muchísimas cosas. Pero, quiero que sepas, que me tendrás aquí para hablar, para jugar a videojuegos, para muchas más cosas. Y espero que algún día me puedas perdonar. Siempre me tendrás en los momentos difíciles, tenlo claro.
  He estado 2 horas para escribir esta entrada, y es que las lágrimas, la mala hostia y la falta de fuerzas me han estado haciendo compañía un buen rato. Ahora, me voy a la mierda un rato, a ver si allí me ayudan a cagarme en todo un poco.
Fuck everything.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Esto pasa.

Sí, otra vez expresando sentimientos, tal vez repitiéndome. Y es hace poco que me he dado cuenta, hace poco que me meto en la cama y pienso con firmeza en todo lo sucedido. Y eso es terriblemente detestable. Piensas en silencio, sufres en silencio, amas en silencio. Y sin darte si quiera cuenta una lágrima cae por tu mejilla y empapa tus pensamientos, turbándote. Y otra lágrima por la otra mejilla, y sin querer estás llorando en la oscuridad, sin que nadie lo sepa, sin que nadie te consuele. En realidad son lágrimas de alegría, aunque no lo sabemos. Y recordar aquella sensación embriagadora, los pelos de punta, todo el cuerpo tiembla, una sonrisa tonta y el corazón al galope. Y la mente... nublada, completamente taponada. Y es que yo amo esa sensación, esa jodida sensación que me ha hecho tan feliz. Y, sí, lo admito, me estoy dejando llevar, pero puedo jurar que nadie podría resistirse. Joder, que ya no soy nada sin tí, porque te has convertido en el centro de mi vida, porque eres muy importante para mí. Que ya no me importa lo que digan los demás, ni lo que piensen, eso ya me da igual. He dicho ya lo jodidamente perfecto que eres, ¿no? Si no lo he dicho, lo digo ahora. Eres perfecto, simplemente perfecto. Y no me cansaría de decirlo jamás, por mucho que pasara el tiempo, por mucho daño que pudiéramos hacernos. Así es el amor.
 Es que no puedo parar, ¿entiendes? NO PUEDO. Ya se me hace imposible no decirte que te quiero, que te amo, que me asusta sentir algo tan grande por una persona. Por ti. ¿Empiezas a entenderme ya? Sí, lo admito. estoy muy a sustada. Porque sentir algo así... Es inimaginable. Porque siento que ésto tiene que salir bien, porque no puedo imaginarme todo esto sin ti. Que te enteres, que se entere todo el mundo LO MUCHO QUE TE QUIERO.

martes, 10 de mayo de 2011

Es un adiós.

Y es que, por mucho que se diga que no, esto es un adiós y no un "hasta luego". Porque ahora nos separan kilómetros, muchos kilómetros, una frontera... 
Sólo han sido dos semanas que nos hemos visto. Es muy poco para poder afianzar amistades, pero ha dado tiempo de mucho más. Porque la amistad, me he dado cuenta, no tiene fronteras. Porque me he sentido genial con vosotros, han sido dos semanas inolvidables, no exagero. Han habido tensiones, unas cuantas, pero han habido muchos momentos de diversión que espero nadie olvide.
Bueno, que sé que es una entrada muy ñoña, pero es que me siento muy... vacía, sin vosotros, sin nuestros queridos franceses. Espero volver a veros alguna vez en mi vida, porque de verdad que me lo he pasado genial.
GRACIAS POR TODO.
VIVE LA FRANCE♥

sábado, 26 de marzo de 2011

Frustración.

 Desde hace un par de meses estoy jodidamente frustrada. Empiezo a escribir entradas que nunca acabo, no me gusta cómo se quedan la mayoría de entradas y, por muy largas que sean las borro... Lo habréis notado en que ando escasilla de entradas, supongo. Es más, esta entrada me está costando muchísimo escribirla, y no pone nada del otro mundo. No sé  qué mierdas me pasa, pero es un asco. Amo escribir, lo sabe todo el mundo, y hasta hace bien poco lo hacía con relaitva facilidad, pero... ahora ya no. Ahora me cuesta mucho pensar una historia que me convenza a mí misma. Quería presentarme al concurso de literatura del Ayuntamiento de Molina, pero teniendo casi tres meses no se me ha ocurrido una putísima historia. Es frustrante joder. Antes en cuestión de una semana tenía una historiata más o menos buena, pero ahora sólo escribo... mierda. Como esto no mejore el blog se va la mierda  -.-''
 Ale, quedaos con esta mierda de entrada porque ya no doy para más.

martes, 22 de marzo de 2011

Hay dos maneras.

 El texto que perdí y que no recuerdo demasiado bien, aquí os lo pongo.
 Intento expresar lo que es echar de menos a alguien. Es difícil, muy difícil, pero lo tengo que intentar, y tengo que intentar deahogarme. Hay varias maneras de echar de menos a alguien, y no sabría decir cuál de las dos es más jodida. Una de ellas, cuando la persona a la que echamos de menos está muerta. Es, lógicamente, algo irremediable. Está muerta, y punto, no va a volver, nunca, y para los seres humanos el término nunca abarca demasiado tiempo. No tenemos capacidad para mentalizarnos. Y eso nos duele. Muchísimo. Pero en el fondo, el que esa persona esté muerta nos sirve como "excusa". Me explico. Al ser imposible volver a ver a esa persona, al menos sabemos que hay una razón firme (muy firme e inexorable) para no verla. Sabemos que no es que esa persona no quiera vernos, o no pueda, es que, simplemente, está muerta.
 En estos casos siempre está el típico pensamiento de: "no he podido despedirme de él/ella" o " se merecía una despedida mejor..." No. Sí has podido despedirte. Pensando en esa persona ya te estás despidiendo. Además, somos tan idiotas que incluso visualizamos cómo habría sido la despedida perfecta, con las palabras adecuadas, sus abrazos y sus besos... Todo perfecto. Pero en el fondo es mentira y nos acusamos a nosotros mismos. Pues hacéis mal. No os acuséis. A no ser que no le hayáis dado el cariño necesario (que en el 90% de los casos no es así) debéis estar en paz con vosotros mismos.
 Bueno, llegamos al segundo caso de echar de menos a alguien. La persona a la que echamos de menos está viva, pero lejos. Distanciados. Ya no hay "excusas" que valgan. Esa persona está viva, podrías decirle todo lo que significa para tí perfectamente, pero hay una distancia considerable que te lo impide. Desde mi punto de vista, esta manera de echar de menos a alguien es mucho más dolorosa a la larga. Porque piensas: "está aquí, en este mundo, viva, pero no puedo hacer nada para verla porque no está cerca."  Está en este mundo, en alguna parte de este grandísimamente pequeño mundo. Pero, ¿cómo que no puedes hacer nada? Puedes esperar en el caso de que esté lejos poco tiempo, aunque la espera se haga insoportable, o puedes buscarla, llamarla, recorrerte el mundo entero si es necesario. Porque en este caso sí hay solución. Pero nos parece una solucíon demasiado inaccesible cuando en realidad es más accesible de lo que creemos.
 Que sí, que vale, que no estamos echos de oro ni esto es una película que todo puede hacerse realidad y podemos viajar a la otra punta del mundo en busca de esa persona, pero cuando queremos a alguien, ya sea amor fraternal, paternal o filial, somos capaces de muchas cosas. Muchas cosas que al pensarlas fríamente nos parecen imposibles.
 Bueno, en ambos casos sufrimos mucho. Nos queda el premio de consolación de que al menos esas personas sabían que las queríamos mucho. Si no es así, idiota el que no le diga lo que siente a la gente que quiere.

 [Antes molaba más, pero no me aucerdo de todo joder]

sábado, 12 de marzo de 2011

No lo puedo evitar e.e

       Lo siento, me ha salido de repente el instinto maternal, y me ha dado por pensar lo siguiente:
 Puede que mis hijos no sean los más guapos, puede que no sean los más inteligentes ni los que mejores notas saquen, puede que mis hijos no sean los más deportistas o los más musculosos y delgados, puede que mis hijos no sean rubios de ojos azules, puede que mis hijos no sean las mejores personas del mundo, puede que mis hijos no vayan a tener el mejor trabajo del mundo ni el más digno, pero los querré igual, porque serán mis hijos  los hijos de la persona a la que amo.

Fuck.

 Ayer tenía escrita una pedazo de entrada del copón, me faltaba muy poco para terminarla, y llevaba como 20 líneas a tamaño pequeño letra Helvetica. Mi madre llegó, me gritó y me cerró el ordenador. La entrada que tanto me costó escribir se ha perdido T_T

jueves, 10 de marzo de 2011

Cómo explicarlo.

 Todo el mundo intenta explicar qué se siente cuando se está enamorado. En realidad es más o menos fácil explicarlo. Simplemente debes analizar lo que sientes fríamente y analizarlo cuando más se acentúa la sensación. Ya lo he analizado primero en mi casa, tranquila, y cuando esa persona pasa por delante y el corazón se me desboca. Mis conclusiones son las siguientes: el estómago, como es sabido por todo el mundo, da un triple salto mortal en nuestro interior, y un conjunto de hormigas invisibles recorrer nuestro interior. Las manos y las piernas nos tiemblan, se nos seca la garganta, el corazón late a ritmo de tambor y... en general, nos ponemos muy nerviosos cuando esa persona pasa por nuestro lado, o cuando la vemos a lo lejos, o simplemente cuando piensas en ella. Aunque no lo parezca, es una sensación maravillosa, una sensación que no cambiaría por nada del mundo. Cuando la ves piensas que te gustaría pasar el resto de tus días a su lado, te encantaría probar sus besos y estar entre sus brazos. Te gustaría amarle eternamente y que te amara eternamente. Pero doña Conciencia te dice que es imposible. Pues, doña Conciencia,  váyase usted a la mierda. Porque si a mi me apetece amar a esa persona, no vengas a fastidiarme, porque enamorados somos capaces de hacer muchas locuras. Y porque cada vez que le recuerdo parezco volverme loca al pensar que no está a mi lado, que tal vez ame a otra persona, que incluso esté saliendo con otra persona que no soy yo. Eso es lo que siento yo cuando estoy enamorada. Y es algo maravilloso.

martes, 8 de marzo de 2011

Venga, sólo es cuestión de días.

Venga vamos, que podemos, que sólo quedan 4 días :3
En cuatro días estaré hablando francés ( o al menos chapurreándolo), con Ezilda, rodeada de vinos... estaré en Francia, vamos. Tengo unas ganas joer... qué pena que se vaya a acabar pronto, porque seguro que se pasa rápido, pero bueno, intentaré disfrutar al máximo :D

lunes, 21 de febrero de 2011

Otra tarde de aburrimiento e_e

                                                      Tortus♥ Más tardes así, por favor.

domingo, 20 de febrero de 2011

sábado, 29 de enero de 2011

:$

Y de repente me di cuenta de que me estaba enamorando. Tal vez en realidad me había metido ese pensamiento en la cabeza yo misma, haciendo planes de futuro inconscientemente, pero me gustaba, en mayor o menor cantidad me gustaba. Y en estos momentos no sé qué hacer. Lo quiero para mí. Pero él no me quiere. Seguro.

domingo, 16 de enero de 2011

Chao.

 Despedíos a la cara, una última oportunidad. No os hagáis eso, una última oportunidad. No me hagáis esto, una útima oportunidad. Volved a lo de siempre, una última orportunidad. DADNOS A TODOS UNA ÚLTIMA OPORTUNIDAD.

jueves, 13 de enero de 2011

Morid todos :3

DUELE
Había ido a enamorarse de la persona equivocada. Qué cosa tan típica, ¿no? Enamorarse de quien no se debe… A lo largo de la historia muchas, muchísimas veces se han visto situaciones así. Qué se yo… Romeo y Julieta, por ejemplo. Los pobres se querían, pero claro, las familias no podían tolerar semejante romance, no. Tenían que prohibirlo hasta que la muerte los uniera para siempre.
Esta vez no era la familia lo que los separaba… era la cárcel. Triste, ¿verdad? A él le dejaban un fin de semana al mes… pero eso no era suficiente para ellos. Necesitaban más amor. Querían más amor. Pero la ley es la ley. Era una barrera demasiado fuerte e inexorable. Demasiado inalcanzable.
Ella, joven, vivaz, con dinero, pero sin el suficiente amor para vivir. A sus 25 años el único hombre que la ama se halla en la cárcel, preso por quién sabe qué. Sin hijos, con una familia que no la oprime demasiado. Sería una vida perfecta, pero no lo es. No sin él. Tras juicios interminables, ha conseguido que lo dejen salir un fin de semana al mes. Pero sigue sin ser suficiente. En un fin de semana, ¿qué pueden hacer? Cenar una noche, la otra ya tiene que pasarla en la cárcel, comer dos días, amarse… eternamente, sí, pero sigue sin ser suficiente. Hacer el amor… pues… unas cuantas veces. Pero no las que ellos querrían. Nada les basta. Están demasiado enamorados.
Se conocieron hace tiempo, cuando a él le habían concedido uno de sus entonces escasos permisos. Tan sólo un día para respirar libertad, pero tampoco demasiada. Lo vigilaban. De cerca. Pero eso no impidió que conociera a Elena. Una joven abogada que aquel día no estaba trabajando. Una de esas casualidades que agradecemos a Dios eternamente.
Coinciden en un bar, un día caluroso de verano. Elena leía el periódico tranquilamente. Él, emocionado por volver a un bar después de tanto tiempo. Y Cupido, preparado para lanzar otra vez sus flechas.
Elena está bebiendo un café helado, con nata por encima. Le deja un bigotillo gracioso, que procura limpiarse cuanto antes.
Carlos, así se llama él, se pide una cerveza bien fría. Oh, sí. Nota como le baja por la garganta… Fresca, deliciosa cerveza. Espumosa cerveza. Camina tranquilo hacia una mesa al lado de la ventana. Dirige su mirada a la joven que se está tomando un café. Es bellísima. Es sensual. Es muy sexi. Y no está casada (piensa basándose en el hecho de que no lleva anillo.).
Se pierde en estos pensamientos, y tropieza sin querer.
-¡Maldita sea! –Grita Elena enfurecida. Se ha empapado la camiseta entera.
-Mierda. Lo siento. –Dice Carlos dejando el vaso de cerveza encima de la mesa, haciendo ademán de ayudar a limpiarse la camiseta.
-Eh, eh, no toques, aléjate. Ya me limpio yo solita.
-Sólo pretendía ser amable, so estúpida. –Dice Carlos enfureciéndose.
Se miran por un momento. Los ojos oscuros de Carlos, los ojos claros de Elena, y Cupido, travieso, lanzando la flecha.
-Discúlpame. Me llamo Carlos. –Dice él intentando ser amable.
-Bueno, un error lo comete cualquiera. Yo soy Elena.
Se dan dos besos, y, como viejos amigos, se sientan a tomarse algo en la misma mesa. Carlos no puede dejar de fijarse en que la camiseta de ella está mojada, y se ajusta a su cuerpo, resaltando sus pechos. Hacía mucho tiempo que no veía tan de cerca a una mujer que no llevara el uniforme de las guardias de la cárcel. Y no son precisamente una belleza. Pasan una hora entera hablando, sin importarles nada más que aquella infinita conversación.
Carlos piensa que qué mejor manera de pasar su único día libre que con una mujer tan preciosa.
-Vaya, son las dos. ¿Comemos? –Propone ella.
-No tengo dinero. –Dice él azorado.
Y van a comer, y después a tomarse otro café, y después… a casa de Elena. Otra cerveza, otra copa de vino… una mirada, una caricia, otra caricia más… un beso en el cuello, dos en los labios, y un amor que ni siquiera sabían de su existencia salió a flor de piel. La ropa va disminuyendo, la pasión en aumento, todo es muy desenfrenado… una danza de cuerpos que se mueven al compás del amor que sienten…
-Mierda, las 10. Me tengo que ir ya. –Dice Carlos de repente, levantándose de la cama. Debería estar ya en la cárcel.
Le explica la situación rápidamente a Elena, lo más rápido posible. Elena está sorprendida, pero entiende y lo deja marchar. Carlos sale por la puerta. Carlos sale por la puerta enamorado de Elena.
Pasan los meses. Elena, con todo un séquito de abogados, de los mejores, hace todo lo posible por sacar a Carlos de la cárcel, y consigue un fin de semana al mes, más de lo que cualquiera podía esperar.
-Has hecho por mí más que nadie en este mundo, Elena, pero no quiero que sigas sacrificándote más por mí, sólo estás sufriendo por un preso como yo.
-¿Crees que a estas alturas me importa lo más mínimo que seas preso? Por Dios, Carlos. Sólo quiero tenerte para mí las 24 horas del día. –Dice abrazándolo.
Carlos aspira el perfume de su pelo. Nada en el mundo huele tan bien como su pelo. Se promete a sí mismo pasar el resto de sus días (libres) junto a aquella mujer.
Todo pasa demasiado rápido en esta historia, excepto la infinita espera de que llegue ese fin de semana en el que pueden verse. No son una pareja normal, y lo saben. Y les cuesta mucho trabajo disimularlo. Pero se quieren, de eso no cabe duda.
Elena va a visitarlo en cuanto a él lo dejan. Está descuidando su vida laboral, pero a ella no parece importarle demasiado. Todo pasa demasiado rápido.
Carlos está intrigado. Está tumbado, en su cama, en la cárcel. Desde que está con Elena, se le hace más insoportable que nunca estar allí encerrado. Pero no hay nada que hacer. Ha pensado muchas, muchísimas veces en fugarse, pero no quiere implicar a Elena, pero, si no va con ella, ¿con quién iría? Eran demasiados pensamientos en la cabeza. Pero está claro que no puede seguir encerrado allí, sin poder quedarse con Elena, sin poder ayudarla en lo que necesite.
Noche mágica, perfecta, noche de amor. Noche de Carlos y Elena. Carlos contempla el cuerpo desnudo de Elena bajo las estrellas. Es más preciosa aún, si cabe. Y teme que algún día la cosa se tuerza.
-Mañana hacemos un año. –comenta Elena, entretenida en acariciar el torso de Carlos. Es moreno, con musculatura, con tatuajes por la espalda. Es perfecto.
-Lo sé. Tengo una sorpresa preparada. –Dice él mirándola con picardía.
-¿Ah, sí? Dime qué es, por favor. –Suplica ella.
Carlos niega con la cabeza. Le encanta ver a Elena comportarse así.
-Ya lo verás mañana.
Y llega mañana. Carlos le lleva un delicioso desayuno a la cama. Quiere tratar de hacerla olvidar tan sólo por un día que él deberá volver a la cárcel a las 10.
-Buenos días, princesa.
Elena se despierta. Muffins, galletas, bizcochos, chocolate, café… Es un sueño. Del que le gustaría no despertar jamás.
-Venga, a comer, que después tienes que venir a ver la “sorpresa”.
Entre los dos acaban con el desayuno en un visto y no visto. Se visten. Todo va perfecto.
Carlos la lleva a casa de unos amigos, donde los esperan todos y cada uno de los amigos de Elena. Van en coche. Elena conduce.
-Vamos a casa de Diego. He quedado con él y su mujer para comer.
Elena piensa que es un plan poco romántico, pero obedece.
Gira a la derecha, acelera, gira a la izquierda, mete segunda… Un coche se cruza en su carril. El golpe es inevitable.
El capó del coche de Elena sale disparado por los aires. Los airbags saltan. Elena va sin cinturón. Se golpea en la cabeza. Carlos sufre un golpe menor, se ha puesto el cinturón. Pronto el lugar del accidente se llena de gente. Carlos está bien, molestias en el cuello y algunos rasguños, pero bien. Elena, por su parte, está mal. Horriblemente mal. No está consciente. Se ha golpeado fuertemente la cabeza. La lleva ensangrentada. Tiene muy mal aspecto.
-¡¡¡ELENA!!! –El grito de Carlos rompe la barrera del sonido. Se desgarra la garganta. No puede ser lo que está pasando. Es imposible.
La llevan al hospital en ambulancia, con la alarma puesta, a tope de velocidad. Tienen que operar de urgencia. Un cristal ha atravesado el estómago de ella. Una flecha, esta vez no de Cupido, si no de dolor, ha atravesado el corazón de Carlos.
Pasan las horas, Elena sigue en quirófano. Carlos sigue desesperado. Son las diez y media. Y no ha vuelto a la cárcel. Todo se nubla en su vida. La única razón que había encontrado para poder sobrellevar el asunto de la cárcel se moría, lenta y dolorosamente. La cárcel ya no importa. Sólo importa Elena.
-¿Familiares de Elena Torres?
-Yo. –Se apresura a decir Carlos.
-Está en estado crítico. Han de pasar unas horas para saber si se recuperará del traumatismo craneoencefálico. Necesito que hable con la policía, para saber qué ha ocurrido exactamente.
-¿Qué? Esto… no ha ocurrido nada. El otro desgraciado se ha saltado un stop, y se nos ha llevado para adelante. –Dice, poniéndose nervioso.
-Bueno, hable con la policía. –Insiste la enfermera.
Carlos sale corriendo del hospital. Huye a casa de Elena. Se encierra en ella. No quiere volver a la cárcel.
Es muy amargo ver cómo una persona sufre, pero más amargo es ser tú el que sufre. Carlos llora, desconsolado. Elena no ha superado el accidente. Ve cómo la están enterrando. Ve cómo su única familia se hunde en la tierra para siempre. Duele mucho.
-Adiós, Elena. –Se despide ella.
Con mucho dolor, nota como el corazón se paraliza lentamente, el ventrículo, la aurícula… dejan de abrirse y cerrarse. Su corazón para de latir para siempre. Carlos piensa que al menos estará con Elena para siempre. Sin cárceles que los separen. Se despide del mundo antes de su última bocanada de aire.
Duele cada latido de tu corazón si no es con esa persona que amas.

Nadie lo va a leer, pero bueno... al menos lo intenté.

domingo, 9 de enero de 2011

Rules.

EL DUELO

GUERRA

“Dícese del gran acontecimiento social en el que dos o más naciones debaten sus opiniones imponiéndose la fuerza a la razón. Dícese también de juego lucrativo que practican los reyes para su entretenimiento.”
           
La Reconquista de España, llevada a cabo por una nación arrastrada por su deseo de libertad, frente a las tropas francesas, continuaba su largo y tortuoso recorrido.



BATALLA

“Partes que componen una guerra. Llevada a cabo en el seno de la naturaleza, dos grandes grupos de personas aplican su capacidad para convencer a su respectivo rival, sin perder su disposición a dar la vida para que el rey gane su juego.”

En la extensa llanura de un lugar que no merece la pena mencionar, reposaban los restos carnales de numerosos entes; anteriormente soldados y anterior a esto, humanos, como resultado de haberse librado una gran batalla, que ya estaba por terminar.


DUELO

“Dícese de conversación activa de dos personas que, siendo el instrumento de juego de los reyes, ejecutan las órdenes recibidas por éstos y llevan a término su mandato, desoyendo los estatutos de su propio espíritu. Aquí es donde se pone de manifiesto la superioridad de la especie humana con respecto a los demás componentes del reino animal, siendo el único ser capaz de quitar la vida a otro sin que su existencia dependa de ello.”

Un águila real reflejaba, con su sombra, el majestuoso vuelo realizado por encima del campo de batalla.

En el lado de los españoles tan sólo había en pie un soldado, llamémosle Luis Hidalgo, despachando al penúltimo guerrero francés que conservaba la erguidez.

Y en el lado del otro ejército, una sola luchadora, llamémosla Victoire Assante, derrotaba al último español vivo.

Dos soldados cayeron, uno de cada bando, y los últimos guerreros de la batalla se miraron directamente a los ojos.

El caballero Hidalgo, que fuera espadero mayor de su majestad, hendió su espada en el suelo. Observó detenidamente a la mujer cuya vida deseaba arduamente arrebatar en esos momentos: una joven francesa con el rostro marcado por innumerables cicatrices, huellas de antiguos duelos, que transformaban su rostro en furia.
Madame Assante alzó la cabeza para examinar a su futuro oponente: un joven español que no podía ocultar su agitada respiración y que miraba a sus enemigos con ojos como el fuego, muestra de su incontrolable pulso.


ESPADA

“Instrumento utilizado en el duelo. Se usa para sustituir a la razón, consiguiendo así un mayor ahorro de tiempo.”

La mujer apoyó el filo de su espada contra su frente para más tarde describir una onda descendente. Su inexpresivo rostro, carente de cualquier indicio de terror, reflejaba su rudeza, pero al mismo tiempo, su valentía.

“OYEME ESPAÑOL,
MÁS TE VALE CORRER,
LA BATALLA ES MI PASIÓN
Y MI REY HA DE VENCER”

El hombre caminó unos pasos, sorteando la multitud de cadáveres que habían sucumbido bajo su espada. Mostraba en sus andares los pasos firmes y rectos, fruto de una vida dedicada a la milicia, y hacíanse ver en él, un sujeto, algo zafio, pero igualmente valiente.

“NO ME ASUSTAS, COMO VES,
PUES MI ESPÍRITU ES UFANO,
MAS NO PODRÁ TU ACERO FRANCÉS
DERROTAR AL TOLEDANO”

Frente a frente se encontraron y entrecruzaron las espadas desenvainadas. Y una vez hecho esto, comenzó el duelo, éste arbitrado bajo una sola mirada: la mirada del águila.

Chisporroteó el acero de las espadas. Media vuelta. Una completa. Un ataque. Dos retrocesos. Ambos eran maestros. Furia. Odio. Valor. En verdad, cuando dos personas poseen fogosos deseos de acabar el uno con el otro, es difícil frenarles.

En un determinado momento, ocurrió que la saeta de Luis Hidalgo se enganchó con el colgante que descansaba en el cuello de Victoire, y terminó rompiendo el cordón que lo sujetaba. Cayó a los pies del español. El sol brillaba con tal intensidad que iluminaba con sus rayos todas las tierras delimitadas por el horizonte. El destello del colgante le cegó, así que cubriéndose con la mano que tenía libre, se agachó y lo recogió.

Esto sorprendió al águila, la cual se negaba a perder sus esperanzas de amnistiar a la humanidad por los crímenes que cometía contra sí misma y contra las demás especies, así que descendió para posarse en un árbol, y presenciar así el duelo.

Victoire también se sorprendió, y miró al español, descansando la punta de su espada en el suelo.

Luis Hidalgo contempló el colgante un rato. Consistía en la réplica de algún navío militar y tenía una inscripción con el nombre de Gerald Assante.

Él también bajó su espada.

Los dos se miraron fijamente a los ojos y, esbozando una sonrisa, el soldado depositó la joya en las manos de Victoire.

“TE DOY LAS GRACIAS, CABALLERO,
AUNQUE ERES MI ENEMIGO
Y TE ODIO CON AMARGURA,
PUES NO SABES CON CUANTA LOCURA
LO LLEVÓ MI PADRE CONSIGO
HASTA QUE CAYÓ MUERTO... PRISIONERO”

El español, por un instante, se adentró en el espíritu de ella y comprendió el odio que debía tener hacia los de su raza, que mataron a su padre. Y comprendió también el deseo de la joven francesa, que le era imposible de ocultar, de venganza.

El águila observó.

El guerrero dejó de pensar. Sí, dejó de pensar. Y haciendo el saludo militar con la espada, cargó de nuevo. Los dos aceros volvieron a echar chispas.

Esto enfureció tanto al águila que, en un vuelo raudo, pasó entre los dos, como una ráfaga de viento, y les hizo retroceder.

Entonces ocurrió que Victoire tropezó con uno de los españoles yacientes y cayó. Pero no estaba muerto. Amarrándola por el cuello hizo ademán de clavarle su daga.

Oh, si. El águila realizó un buen trabajo. Luis Hidalgo, impulsado por su corazón, lanzó sin reflexionar su espada, para que pudiera la francesa acabar con su enemigo.

Después de hacerlo, el español se acercó al soldado muerto y le arrebató el odre.

Y echó un buen trago de vino para ofrecérselo después a ella.
           
“APÚRALO BIEN, MUJER,
Y TEN BUENA CATA,
QUE QUIEN ESCRIBIÓ QUE EL VINO MATA
HIZO NACER EN MÍ
UN GRAN FRENESÍ
Y DEJE... DE LEER”

Lo bebió de un trago tras agradecer... el vino, y sólo el vino. Al ponerse en pie, los dos se miraron, sin apartar la mirada, durante unos minutos. Era como si ahondaran cada uno en el alma del otro. El odio desapareció, y nació su reverso, el amor. Y el águila lo sintió, pues, en verdad, son muy perceptivas para este tipo de cosas.

Los dos hicieron ademán de levantar las espadas, y también de envainarlas, y esto ocurrió varias veces.

No pudiendo soportarlo más, fue él quien habló.
           
“MI ESPADA NO PUEDO GUARDAR,
ES MI DEBER DE SOLDADO
Y ÓRDENES DEBO ACATAR,
PERO MÁTAME, PUES TE AMO”

Victoire se acercó a él, y con la mano acarició la mejilla del español.
           
“CON MUCHO GUSTO LO HARIA, LO JURO,
YO TAMBIÉN SOY SOLDADO.
PERO EL ÁGUILA ME LANZO UN CONJURO,
E IGUALMENTE TE AMO”

Se besaron apasionadamente. Pero no guardaron las espadas...


ORDEN

“Dícese de mandato que, por absurdo u obstinado, jamás debe ser cuestionado, ni siquiera a través del corazón. Muy practicado en la guerra y puesto de moda por los reyes, para ganar su juego.”

Cuando llegó el momento, Luis Hidalgo alzó el arma diciendo:
           
“TE AMO”
           
En el mismo instante y a la misma vez, lo hizo Victoire, diciendo:
           
“TE AMO”


Y se insertaron las espadas, acertándose en el corazón.

El águila se marcho. Y aparecieron los buitres.
           

                                   

sábado, 8 de enero de 2011

Dame.

Dame un suspiro tuyo,
dueño de mis deseos.
Dame un aliento tuyo,
es todo lo que anhelo.

Dame una sonrisa tuya,
que haga olvidarme de todo eso.
Dame la vida mía,
con un sólo beso.

Ñ_Ñ

Otra vez a empezar... pero bueno :$
Quiero un MUFI!!
Neeeegra...!

jueves, 6 de enero de 2011

Carta a mi corazón

Te agradezco que me des la vida. Te lo agradezco de veras. Te agradezco que, sin yo tener que hacer nada, me mantengas en el tiempo, me hagas perdurar. Pero, ahora quiero pedirte un favor, órgano querido. Deja de latir. Si es para latir por esa persona, si va a dolerme tanto cada latido, para. STOP. Duele seguir viva sin esa persona.

martes, 4 de enero de 2011

Adiós amargo.

 
Hoy te vas, despedida amarga. Después de tres meses aguantando, te vas, por una chorrada. No sé si volverás, pero iré a verte siempre que pueda. Porque tú, pequeña cosa, eres en estos momentos de lo que más me preocupo. Toda tuya, Lucía.

lunes, 3 de enero de 2011

Deléitense ustedes.

Se giró por última vez para contemplar su rostro antes de morir. Fue hermoso. Sus ojos azules se cruzaron con los verdes. Amor, felicidad y mucha magia. Ninguno de los dos olvidaría ese momento. Jamás. 
-Te amo. -Dijo. Apenas unos segundos después, el corazón se le paralizaba lenta y dolorosamente para siempre. Aquel corazón jamás volvería a latir por su amor.